PorManu / Consejos / 0 Comentarios

El filtro de polen en el coche

En pocos días se acercará la primavera, esa estación tan bonita en la que los días son cada vez más largos y soleados y a todos nos entra una sensación diferente en el cuerpo tras un largo invierno de letargo.

Pero, ¿Qué sensación les entra a los alérgicos al polen?

La primavera tiene muchas cosas buenas para la mayoría, pero tiene grandes inconvenientes para otros tantos. Muchas personas sufren síntomas alérgicos al polen y esta época del año se convierte en una pequeña tortura en forma de ojos rojos y dependencia máxima de un pañuelo con el que aliviarse la nariz.

La mayoría de los vehículos de que hoy en día circulan por nuestras carreteras tanto los que disponen de climatizador como los que no portan un filtro de habitaculo que comúnmente denominamos filtro de polen.

filtro-polen

Este filtro de tiene una labor concreta muy importante para los pasajeros del vehículo, y es la de purificar el aire que entra del exterior a través de los conductos de ventilación.
La contaminación de nuestras ciudades, gases contaminantes, partículas que están suspendidas en el aire y como no, el polen se cuelan por los conductos de ventilación hasta el interior del vehículo ofreciéndonos un aire no muy puro para respirar.
Cuando el filtro está en buenas condiciones se encarga de atrapar la mayoría de esas impurezas librando al habitáculo y a sus ocupantes de respirar todas las cosas nocivas que se encuentran en el aire.

Con el paso del tiempo, cuando el filtro ya ha retenido grandes cantidades de este tipo de sustancias, deja de ser tan eficiente ya que en ocasiones puede llegar a obstruirse y dejamos de gozar de las ventajas de este filtro notando posiblemente un aire más cargado.

¿Cuándo he de cambiar el filtro de polen?

Es muy sencillo, en el libro de mantenimiento del vehículo se le explica paso a paso como puede acceder a visualizar este filtro.
En la mayoría de los vehículos se accede fácilmente debajo del capo delantero soltando apenas unos simples tornillos.

Cuando veamos que el filtro, que habitualmente es blanco, ya se encuentra demasiado sucio, con mucho polvo y ennegrecido, recomendamos sustituirlo por uno nuevo.

El precio de estos filtros depende del fabricante, pero son recambios por lo general de coste muy bajo que merece la pena mantener correctamente, ya que por un pequeño desembolso, aporta ventajas al vehículo y a sus ocupantes.